El objetivo de la colocación de las extensiones de pestañas es alargar y dar volumen de manera natural a las pestañas. Estas se adaptan perfectamente a las tuyas y podrás ver cómo tu mirada adquiere más amplitud y profundidad.

La colocación del tratamiento de extensiones de pestañas se realiza mediante la técnica pelo a pelo, en la que se aplica una extensión de pestaña sobre una de tu pestaña natural. Con las extensiones de pestañas sí consigues un efecto de pestaña rizada y maquillada. Se pueden combinar varios tamaños de pestañas para conseguir lucir una mirada más expresiva.



Duran entre tres y cuatro semanas y esto nos ofrece mucha comodidad, ya que podrás estar tranquila sabiendo que tienes una mirada perfecta a cada momento, olvidándote del maquillaje, sobre todo de la máscara de pestañas. No recomendamos su uso ya que no es necesario ponerla. Las sombras y los delineados se pueden hacer sin problema, con cuidado luego al desmaquillarlo. Para desmaquillar es aconsejable productos a base de agua. Los aceites pueden deteriorar el pegamento de las pestañas y hacer que se caigan prematuramente.

Tus pestañas naturales no se dañan: cuando la pestaña cae por su ciclo natural de vida, también lo hace la extensión. Hay que tener en cuenta que el ciclo de vida completo del pelo de la pestaña es de 90 días aproximadamente, y que no todo el pelo de la pestaña crece al mismo ritmo. Es importante tener en cuenta también que la propia extensión puede desprenderse sola al deteriorarse el pegamento. Las primeras 24 horas es importante no tocarlas ni descolocarlas demasiado, y tampoco mojarlas o someterlas a humedad para que el pegamento se fije y se adhiera correctamente.

Otra de sus ventajas es la naturalidad. No parecerá que lleves nada puesto, salvo tu maquillaje del día a día.



QUIERO RESERVAR CITA O SOLICITAR INFORMACIÓN