El cuero cabelludo también es piel y, al igual que la del cuerpo o la del rostro, debe cuidarse y renovarse, eliminando las células muertas y el exceso de sebo.

Ya no se trata sólo de cuestiones estéticas, puesto que la película de sebo y suciedad varía, y puede estar debilitando el cabello. Los folículos pilosos pueden asfixiarse, y el pelo se debilita y deja de crecer. La aplicación de masajes activa la microcirculación y en consecuencia, se favorece el aporte de nutrientes al cabello.

La exfoliación capilar no tiene efectos secundarios pero hay que tener cuidado con las personas que tienen el cuero cabelludo sensible, ya que lo puede dejar irritado. La frecuencia con la que realizar el tratamiento varía, dependiendo de cada persona y si existe algún problema capilar.



QUIERO RESERVAR CITA O SOLICITAR INFORMACIÓN